Say no more es impermeable.

El viernes 23 de octubre Carlos Alberto García Moreno Lange o Charly como nos gusta llamarlo, cumplía años al mismo tiempo que revivía entre los muertos. Con minutos de vida y lluvia celestial Charly (el primer neonato de 58 años) se materializaba en un escenario compuesto de luces, humo y gritos de un ejercito que jamás abandonó a su general . Nunca voy a saber con que tema empezó o con que tema terminó. Mi recuerdo es uno solo. No tiene comienzo, ni fin. Solo posee la gloriosa tormenta atemporal del sobreviviente.

Multitudes, zapatos vivos, círculos rojos, letras puntiagudas, fuera luces, gritos exorbitantes, gotas delirantes, humo en cantidades industriales, hágase la luz, Charly hizo la luz, teclas escupiendo arias revolucionarias, gotas a la enésima potencia, nos siguen pegando abajo, say no more es impermeable, hágase el calor, el Flaco hizo el calor, rezo por vos, resortes imparables, no soy un extraño,  gritos ahogados, ventiladores omnipresentes, pasajeros en trance, cortinas jugando con fuego, gotas kamikases, demoliendo hoteles, polvora, carruseles perpetuos, rupturas en el tiempo, calambres en alma, libertad, rayos impregnados en el epicentro ocular, el karma de vivir al sur, inmortalidad pura, gargantas inoxidables, Fanky cogiendo parlantes, parlantes cogiendo timpanos militantes, timpanos militantes cogiendo frecuencias, frecuencias cogiendo ritmo, ritmo cogiendo corazones, corazones cogiendo a Charly, Charly tocando ROCANROL YO.
Mi primer y último gran huracán. Mi primera y última gran fiesta con zombies-soldados acuáticos dispuestos a no morir nunca-jamás. Dispuestos a bailar para siempre desafiando todas las leyes de la gravedad. ¿Nueve punto ocho metros por segundo cuadrado? Esta vez NO. Esta vez recibiremos todas las balas y todas las bombas que algunas vez fueron lanzadas para callar nuestras voces. Esta vez perderemos la voz para que el eco nunca pare de sonar en las paredes carcomidas del Estadio de Vélez.
¿Y quién sabe? Algún día Velez no va aguantar tanta fuerza y sin más remedio sus paredes colapsarán liberando al fantasma que como onda nuclear expansiva nos devolverá la voz a los 40000 zombies-soldados, en el momento justo que necesitemos volver a gritar por un mundo mejor. No vamos a parar, no tenemos dudas. ¿Y si alguna vez las tuvimos? Todas y cada una de ellas fueron respondidas en el Ojo Del Huracán García.
¿Cuándo fue la última vez que ustedes sobrevivieron?

SAY NO MORE.

Un texto de Andrés Borja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s