Aol. y su nueva identidad; la edad del burro.

Grandes debates se han formado alrededor de la nueva identidad de AOL que estuvo a cargo de Wolff Olins, diseñador que encargado los logos para (red), wacom, y el discutidísimo logo para las olimpiadas Londres 2012. Tim Armstrong, Chairman y Chief Executive Officer de AOL, dijo:

“The new AOL brand identity is a simple, confident logotype, revealed by ever-changing images. It’s one consistent logo with countless ways to reveal. The new brand identity will be fully unveiled on December 10, when AOL common stock begins trading on the New York Stock Exchange.

“Our new identity is uniquely dynamic. Our business is focused on creating world-class experiences for consumers and AOL is centered on creative and talented people – employees, partners, and advertisers. We have a clear strategy that we are passionate about and we plan on standing behind the AOL brand as we take the company into the next decade.”

Vodpod videos no longer available.

El constante cambio de los fondos sobre los que se descubre el la nueva identidad sugiere la variedad de los contenidos de AOL y  también para brindarle un poco de sorpresa a la marca, que con el punto, dicen que los diseñadores, han agregado la sensación de “completo y confianza”.

Es un criterio osado el que emitió Tim Armstrong al decir que la marca es “uniquely dynamic”  y esto ha despertado el interés de algunos profesionales que comenzaron a frentear criterios en los que se descontruyó el real valor de la marca vs. el tiempo de vida (pasado y presente).

Tony Spaeth de Identity Works comentó lo siguiente en el post:

“ The long term problem here is the original name decision — America, On Line? Six syllables (which forced initials) plus a counterproductive meaning — the Web is inherently and joyously global, isn’t it? AOL should now have faced up to this fundamental identity problem, which has been compounded of late by a performance reputation problem, and fixed it with a name change.

Instead, we have a design solution that diminishes, lower-cases, reverses and virtually hides the initials, as if apologizing for them. (It’s a visual equivalent of “if you have nothing to say, talk faster and louder.”)

To be sure, mutable wordmarks (visual play, around consistent letterforms) can be fun. Certainly, MTV and Nickelodeon showed you can get away with it on television, and Google has shown it can work on the Web. But are these particular “Aol.” letterforms a strong-enough visual anchor? Not clearly. Verbally, they are still a hole in the hull.

And are we now expected to write not AOL but Aol? (I refuse to add the period, in text.) And thus to speak it as a-awl, or a-owl? The punctuation of the logo introduces uncertainty of the name in text applications… which is not a good a way to build a stronger brand.”

Coincido en muchos de los criterios en el comentario anterior. Destacando que esclavizar al elemento identitario de una empresa, al fondo con el que sea mostrado nutre la marca con una versatilidad fantástica, disfrazándola con cualquier adefesio de moda para poder mostrarse. Un día veremos un Aol en terno, otro día la veremos en pantalón de baño y mañana lo harán de manzanas acarameladas o encebollados, pero la pregunta es, ¿Cómo quiere ser recordada la marca?

El hecho que sea dinámico y que intente de alcanzar un tipo visual “novedoso” puede llegar a sugerir que la identidad se ha solidificado y encaminado, como dicen ellos, hacia la siguiente década. No obstante, las viejas generaciones de diseñadores pueden encontrar un cerro de errores y fallas identitarias, que las nuevas generaciones pueden encontrar no solamente atractivas, seguramente las encontrarán válidas y sustentables.

Logo Anterior de AOL

Esta  marca que tiene historia, con intentos de resolver sus problemas identitarios desde el principio y esto generó comportamientos en sus consumidores, como es el hecho de escribir AOL en mayúsculas en medio de una oración. Detalle que al cambiar la forma de escribir el nombre en el logotipo seguramente comprometerá este comportamiento ya presente en los consumidores, en vez de ser aprovechado por la marca y fortalecerlo. El terreno ganado en la mente de los consumidores se pierde.

Creo que la identidad, cuando hablamos de personas, siempre se han visto afectada por los consumos y los criterios de consumo con los que se vive y la imagen que las personas crean a partir de eso que se y eso que se cree. Así mismo debemos de pensar en las marcas, si la marca esta cambiando constantemente “sus consumos” (su fondo), será como una identidad transitoria más. Desde mi criterio, este diseñador a condenado a la marca a quedarse en edad del burro para siempre.

Y ustedes, ¿están a favor o en contra?

via LDL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s